LO MAS LEIDO: › Reynaldo Escobar, el bloguero que reporta para la SINA............ › ¿Qué hacía Yoani Sánchez en casa del Jefe de la SINA? ............. › Wikileaks pone al descubierto a los "banqueros" de las Damas de Blanco ..................› Celebra Yoani Sánchez aniversario de organización terrorista de Miami ..............› Organización terrorista defiende a las Damas de Blanco ................. › Penúltimosdias y Yoani Sánchez, II Temporada: El enfrentamiento ..............› ¿Cuánto le paga EE.UU. a las Damas de Blanco? (Galería de cheques) ................. › Mercenarios cubanos celebraron Día de la DependenCIA ..............› El CPJ y las mentiras sobre los mercenarios que nunca fueron periodistas .................› Yoani Sánchez no tiene qué comer, y se gasta miles de dólares para denunciarlo.............. › EE.UU. confiesa haber inventado a blogueros mercenarios..............› Yoani Sánchez: "Face" de Tabla.................› El movimiento 15-M y los daños colaterales..............› George Bush promueve primavera árabe en Cuba ............... › Yoani Sánchez, con la SINA metida en su casa.............› Yoani Sánchez y la mentira que no cuadra con el billete..............› Asegura Freedom House que Yoani Sánchez y sus acólitos publican información prohibida ............... › Obama no ve cambios en Cuba..............› La muerte de un "disidente" y el garganta profunda de El Nuevo Herald ............. › Periódico El País denuncia mentira de Yoani Sánchez..............› El marido de Yoani Sánchez defiende a la Voz de los Mercenarios en Cuba............... › Dándole la patada a la botella..............› EEUU manipula deserción de médicos cubanos...............› Estados Unidos premia mercenarismo de Damas de Blanco.................› El Camaján, cómplice del terrorismo..................... › ¿Quién paga a los mercenarios de la Ciberguerra contra Cuba? ............... › Un fascista llamado Ernesto Hernández Bushto ....................› Pensar la (ciberguerra) contra Cuba.............› Las contradicciones de Ernesto Hernández Bushto.............› La FUPAD contra Cuba: otro eslabón de la estafa al contribuyente norteamericano............› Lapidando a Yoani Sánchez, otra vez................ › Yoani Sánchez y James Carter dialogan sobre las "redes civiles" en Cuba .............› Las demandas secretas de Yoani Sánchez .............› Ciberguerra. Las Razones de Cuba...........› Mercenarios propician invasion a Cuba............› La BBC sobre la Ciberguerra............› Lágrimas de Pájaro Tieso.........› Un documental sobre las Revoluciones de Colores.......› Yoani Sánchez: mejor que me calle...........› Legislador de EE.UU. defensor de Posada Carriles se preocupa por Alan Gross............› Hillary Clinton reafirma su "compromiso personal" con mercenarios cubanos ............› Yoani Sánchez, qué clase de coraje.........› Revelan nuevas conexiones entre agente de la CIA, Yoani Sánchez y el gobierno de EE.UU........›Reconoce Hillary Clinton misión subversiva de Yoani Sánchez......› Robert Guerra, el agente de la CIA amigo de Yoani.......... › Yoani Sánchez sale del closet, otra vez ..............................  

lunes, 13 de junio de 2011

EEUU crea sistemas invisibles de acceso a Internet para apoyar “disidentes”, afirma The New York Times

La diferencia entre una red local y otra bajo el diseño de la Internet en una maleta. Imagen: The New York Times

Por JAMES GLANZ y JOHN MARKOFF

Tomado de The New York Times
Traducido por Cubadebate

La administración Obama está liderando un esfuerzo global para crear una Internet a la “sombra” y sistemas de telefonía móvil utilizados por “disidentes” con el objetivo de minar gobiernos incómodos para Estados Unidos o acusados por la administración norteamericana de censurar o cerrar redes de telecomunicaciones, dijo este domingo The New York Times.
El esfuerzo incluye proyectos secretos para crear redes de telefonía independientes dentro de algunas naciones, además de una operación que parece salida de una novela de espionaje, cuya sede está en el quinto piso de una tienda en calle L en Washington, habitado por un grupo de jóvenes “intrépidos”, con apariencia de pertenecer a un “garage band”, quienes están creando hardware de apariencia inocente cuando en realidad se trata de un nuevo tipo de “internet en una maleta.”
Financiado con 2 millones de dólares del Departamento de Estado, el maletín podrá ser transportado por una frontera y rápidamente instalarse para permitir internet inalámbrica un área bastante grande, con un vínculo a la internet global.
El esfuerzo de EEUU, revelado en docenas de entrevistas, documentos oficiales y cables diplomáticos clasificados obtenidos por The New York Times, varía en escala, costo y sofisticación.
Algunos proyectos involucran tecnología que Estados Unidos esta desarrollando; otros agrupan herramientas ya creadas por “hackers” de un llamado movimiento libertario-tecnológico que se está difundiendo por el mundo.
El Departamento de Estado, por ejemplo, está financiando la creación de sigilosas redes inalámbricas que posibilitarían a las personas que designen Washington comunicarse fuera del alcance de los gobiernos en países como Irán, Siria y Libia, según los participantes en los proyectos.
Un caso lleno de equipos suficientes para configurar una red autónoma, metropolitana Wi-Fi. La New America Foundation, un grupo de investigación no partidista, está desarrollando una red portátil, WiFi basada en que podrían ser llevados a regiones impugnada y que los grupos disidentes de crear redes independientes de una red controlada por el gobierno. Crédito: Philip Scott Andrews / The New York Times
Una maleta con los equipos suficientes para configurar una red autónoma, metropolitana, de Wi-Fi. La New America Foundation, un grupo de investigación no partidista, está desarrollando una red portátil, basada en WiFi, que podría ser trasladado por espías a países que EEUU considere sus enemigos o entregadas a grupos disidentes para crear redes independientes de una red administrada por gobierno locales. Foto: Philip Scott Andrews / The New York Times

Este uno de los esfuerzos más ambiciosos del gobierno de EEUU, han reconocido funcionarios estadounidenses. El Departamento de Estado y el Pentágono han gastado por lo menos $50 millones para crear un red celular independiente en Afganistán usando torres en bases militares protegidas en el país.

La intención, dice The New York Times, es contraponer la capacidad del Taliban para apagar los servicios oficiales afganos a voluntad.
La iniciativa de la administración de Obama es, en cierto sentido un nuevo frente en un intento diplomático de larga data para “defender la libertad de expresión y fomentar la democracia”, según la retórica oficial. Durante décadas, los Estados Unidos ha enviado a las emisiones de radio en países enemigos a través de la Voz de América y otros medios.
Según el diario, recientemente Washington ha apoyado el desarrollo de software que preservan el anonimato de los usuarios en lugares como China, y la formación de ciudadanos de países extranjeros que quieren pasar información conveniente a la política de los EEUU a través de la Internet sin ser descubiertos.
Pero la iniciativa más reciente de EEUU depende de la creación de vías totalmente separadas para la comunicación. Ha reunido una alianza extraordinaria de diplomáticos e ingenieros militares, de programadores jóvenes y disidentes en al menos una docena de países, “muchos de los cuales describen sus realidades con el nuevo enfoque, más fresco más audaz e inteligente y, sí, más genial”, afirma el diario.
A veces, el Departamento de Estado simplemente está tomando ventaja con los disidentes emprendedores que han encontrado maneras de burlar el control de sus gobiernos. Diplomáticos estadounidenses se reúnen con los operarios que han estado enterrando estos teléfonos celulares especiales para los disidentes de China en las colinas cerca de la frontera con Corea del Norte, donde pueden ser desenterrados y utilizados para hacer llamadas furtivas, de acuerdo con las entrevistas y los cables diplomáticos.
Las nuevas iniciativas que han encontrado como paladín a la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, cuyo departamento está encabezando el esfuerzo de Estados Unidos.
“Vemos más y más personas en todo el mundo a través de Internet, teléfonos móviles y otras tecnologías para hacer oír su voz como protesta contra la injusticia y trataremos de hacer realidad sus aspiraciones”, dijo la señora Clinton en una respuesta por correo electrónico a una consulta sobre el tema.
“Hay una oportunidad histórica para lograr un cambio positivo, cambio que Estados Unidos apoya”, dijo. “Así que estamos enfocados en ayudar a hacer eso, en ayudar a que hablen entre sí, a sus comunidades, a sus gobiernos y al mundo.”
Los desarrolladores advierten que las redes independientes vienen con desventajas: los gobiernos podría utilizar de vigilancia para localizar y arrestar a los “activistas” que utilizan la tecnología o, simplemente, capturan a los proveedores de hardware a través de la frontera. Pero otros creen que los riesgos se ven compensados por el impacto potencial.
“Vamos a construir una infraestructura separada, donde la tecnología es casi imposible de cerrar, controlar, o vigilar,” dijo Sascha Meinrath, quien encabeza “Internet en una maleta“, proyecto rector de la Iniciativa Tecnología Abierta de la New America Foundation, un grupo de investigación no partidista.

La Web Invisible

En un edificio de oficinas anónimas en la calle L, en Washington, cuatro personas, que en otros tiempos habrían sido improbables del Departamento de Estado se sentaron alrededor de una mesa. Josh Rey, con múltiples piercings en la oreja y una pulsera de cuero tachonado, aprendió por sí mismo de programación, mientras trabajaba como barman.
Thomas Gedeón era un hacker consumado. Dan Meredith, un entusiasta del polo, ayudó a las empresas a proteger sus secretos digitales. El Sr. es el decano del grupo con 37 años. Tiene una maestría en Psicología y ha ayudado a crear redes inalámbricas en las comunidades subatendidas en Detroit y Filadelfia.
El proyecto del “grupo maleta” se basará en una versión de “Red Inalámbrica Mesh”, una tecnología que puede transformar dispositivos de telefonía móvil o computadoras personales en una red invisible inalámbrica sin un hub centralizado. En otras palabras, voz, imagen o mensaje de correo electrónico puede saltar directamente entre los dispositivos inalámbricos modificados - cada uno en calidad de una célula de mini “torre”desde el teléfono - sin pasar por la red oficial.
El Sr. Meinrath dijo que en la maleta se incluyen pequeñas antenas inalámbricas, lo que podría aumentar el área de cobertura, un ordenador portátil para administrar el sistema, unidades flash y CD para difundir el software en otros dispositivos y cifrar las comunicaciones, y otros componentes como los cables Ethernet.
El proyecto también contará con las novedades de Internet y desarrolladores independientes de telecomunicaciones, añade el diario.
“Lo interesante en este contexto político es que usted no puede controlarlo”, dijo Aaron Kaplan, experto en seguridad cibernética austriaco, cuyo trabajo será utilizado en el proyecto maleta. Kaplan ha establecido una “Red Inalámbrica Mesh” en pleno funcionamiento en Viena y asegura que estos sistemas han operado en Venezuela, Indonesia y otros lugares.
El Sr. Meinrath dijo que su equipo se centró en la instalación del sistema en una maleta de aspecto anodino, muy fácil de manipular y con un manual práctico que utiliza pictogramas.
Además de las iniciativas de la administración Obama, hay casi una docena de empresas independientes que también tienen como objetivo hacer posible que los usuarios no especializados emplean los dispositivos existentes, como ordenadores portátiles o teléfonos inteligentes para construir una red inalámbrica.
Una red Mesh se creó alrededor de Jalalabad, Afganistán, hace cinco años, utilizando la tecnología desarrollada en el Instituto de Tecnología de Massachusetts.
La creación de líneas simples de comunicación fuera de las oficiales es crucial, dijo Collin Anderson, investigador de lo que ellos han llamado “tecnología-libertadora”. Anderson tiene 26 años de edad, es Dakota del Norte y se ha especializado en Irán, donde el gobierno ha extendido la red , pero la cerró durante las protestas en 2009.
“No importa la capacidad que tengan los manifestantes para eludir el control de las redes locales. Si el gobierno reduce la posibilidad de acceso, no se puede subir videos a YouTube ni publicar anuncios en Facebook”, dijo Anderson. “Ellos necesitan formas alternativas de intercambio de información o formas alternativas para acceder fuera del país”.
Esa necesidad es tan urgente que los ciudadanos están encontrando sus propias formas de crear redes rudimentarias, y Estados Unidos aprovecha esta situación lógica del desarrollo de las tecnologías.
Yahyanejad Mehdi, un iraní expatriado y co-fundador de un popular sitio web en lengua persa, estima que casi la mitad de las personas que visitan el sitio desde el interior de Irán comparten archivos a través de Bluetooth - que es el más conocido en Occidente para el funcionamiento de teléfonos inalámbricos y similares.
En las sociedades “más cerradas”, sin embargo, Bluetooth se usa para transferir información discretamente - un vídeo, un número de tarjeta electrónica - directamente desde un teléfono móvil a otro.
El Sr. Yahyanejad aseguró que él y sus colegas de investigación también fueron designados para recibir financiación estatal del Departamento de Estado para un proyecto que modificaría Bluetooth y permitirá que un archivo que contiene, por ejemplo, un vídeo de un manifestante al ser golpeado, automáticamente saltaría de un teléfono a otro dentro de una “red de confianza” de los ciudadanos. El sistema sería más limitado que la maleta, pero sólo requeriría la modificación de un software en los teléfonos normales.
A finales de 2011, el Departamento de Estado habría gastado unos $ 70 millones en los esfuerzos de “evasión” y tecnologías relacionadas, según las cifras del Departamento.
La señora Clinton ha hecho de la libertad de Internet una de las causas más firmes. Pero el Departamento de Estado cuidadosamente ha intentado enmarcar su apoyo a libertad de expresión y los derechos humanos, no como una política destinada a desestabilizar a los gobiernos enemigos de Estados Unidos.
Esta distinción es difícil de mantener, dijo Clay Shirky, profesor asistente en la Universidad de Nueva York que estudia la Internet y los medios de comunicación social. “No se puede decir, ‘Todo lo que queremos es que la gente diga lo que piensa, y no derribar los regímenes autocráticos’, porque (para el gobierno) ambos hechos son la misma cosa”, dijo Shirky.
Añadió que los Estados Unidos podrían exponerse a acusaciones de hipocresía si el Departamento de Estado mantiene su apoyo, tácito o no, a los gobiernos autocráticos en países como Arabia Saudí o Bahrein, mientras el despliegue de estas tecnologías muy probablemente les son también perjudiciales.

La sombra del sistema móvil

En febrero de 2009, Richard C. Holbrooke, y el teniente general John R. Allen hacían un tour en helicóptero sobre el sur de Afganistán para obtener una vista panorámica de las torres de teléfonos celulares de la zona, de acuerdo con dos funcionarios que también iban en el vuelo. Para entonces, millones de afganos estaban usando teléfonos celulares, en comparación con unos pocos miles de después de la invasión de 2001. Eran torres de telefonía construidas por empresas privadas que habían emergido por todo el país.
Los Estados Unidos habían promovido entonces la red en Afganistán como una forma de cultivar la buena voluntad y alentar a las empresas locales en un país que de otra manera parecía que no había cambiado mucho en siglos.
Sólo había un problema, le dijo el general Allen al Sr. Holbrooke, que sólo semanas antes había sido nombrado enviado especial para la región. Con una combinación de amenazas a funcionarios de la compañías de teléfono y los ataques a las torres, los talibanes fueron capaces de cerrar la red principal en el campo prácticamente a voluntad.
Los residentes locales informan de que las redes están a menudo fuera de servicio desde las 6 pm hasta las 6 de la mañana, presumiblemente para permitir que los talibanes lleven a cabo operaciones sin ser denunciados ante las fuerzas de seguridad.
El Pentágono y el Departamento de Estado no tardaron en colaborar en el proyecto de construir una “sombra”, es decir, un sistema propio de telefonía móvil en un país donde el control sobre la red gubernamental afgana la ejercen las “fuerzas enemigas” para EEUU.
Los detalles de esta red, que el militar ha llamado el proyecto Palisades, son escasos, pero actuales y ex funcionarios militares y civiles dijeron a The New York Times que esta se basó en parte en las torres de celulares colocadas dentro del área protegida de las bases estadounidenses. Una gran torre en la base aérea de Kandahar, sirve como estación base o punto de recogida de datos para la red, dijeron las autoridades.
Un alto funcionario de Estados Unidos dijo que las torres estaban a punto de estar lista y funcionando en el sur y describió el esfuerzo como una especie de sistema 911 que estará disponible para cualquier persona con un teléfono celular.
Al cierre del servicio de telefonía celular había sido para los talibanes una potente herramienta estratégica en su lucha asimétrica contra las fuerzas de seguridad estadounidenses y afganas.
Es ampliamente conocido que EEUU utiliza las redes de teléfonos móviles en Afganistán, Iraq y otros países para la recopilación de datos de inteligencia. Y la capacidad de silencio en la red también fue un poderoso recordatorio para la población local de que los talibanes mantuvieron el control sobre algunos de los órganos más vitales de la nación.
Cuando se le preguntó sobre el sistema, el teniente coronel John Dorrian, portavoz Fuerza Internacional de Asistencia de los Estados Unidos, o de la ISAF, se limitó a confirmar la existencia de un proyecto para crear lo que llamó un “servicio de comunicación celular expedicionaria” en Afganistán . Dijo que el proyecto se está llevando a cabo en colaboración con el gobierno afgano con el fin de “restaurar el acceso las 24 horas durante los siete días a los celulares.”
“Hasta el momento el programa no está en pleno funcionamiento, por lo que sería prematuro entrar en detalles”, dijo el coronel Dorrian.
El coronel se negó a dar las cifras de los costos. Las estimaciones de los funcionarios estadounidenses militares y civiles variaron ampliamente, desde US $50 millones a $ 250 millones. Un alto funcionario dijo que las autoridades afganas, que se deben hacerse cargo de las bases estadounidenses cuando las tropas se retiren, han insistido en mantener un elaborado sistema de comunicaciones.

Amplio esfuerzo subversivo

En mayo de 2009, un desertor de Corea del Norte llamada Kim se reunió con funcionarios en el Consulado Americano en Shenyang, una ciudad china a unos 120 kilómetros de Corea del Norte, según un cable diplomático. Los funcionarios querían saber cómo el Sr. Kim, que participó activamente en contrabandos fuera del país, se comunicó a través de la frontera.
“Kim no entró mucho en detalle”, dice el cable, pero no dejó de mencionar el enterramiento de los teléfonos móviles chinos “en las laderas de las montañas que luego las personas iban a cavar por las noches.” Dijo Kim Dandong que en los alrededores de la provincia de Jilin (China) “eran naturales los puntos de encuentro para la comunicación móvil transfronteriza y como lugares de reunión”.
“Los teléfonos celulares son capaces de captar señales de las torres en China”, aseguró Liu Libby, director de Radio Free Asia, emisora financiada por el gobierno de los Estados Unidos, y dijo que su organización utiliza las llamadas para recopilar información para las emisiones.
El hecho, en el país más cerrado del mundo, indica cuántos actores independientes participan en las actividades subversivas.
A los geeks de la calle L en Washington y los ingenieros militares en Afganistán, les resulta atractivo participar en desarrollos tecnológicos para una comunicación abierta.
En una charla con un periodista del Times a través de Facebook, Malik Ibrahim Sahad, hijo de disidentes libios que en gran medida se crió en los suburbios de Virginia, dijo que estaba facilitando el acceso a la Internet usando una conexión vía satélite comercial en Bengasi.
“Internet es de extrema precariedad aquí”, escribió Sahad, que nunca había estado en Libia antes del levantamiento y ahora está allá trabajando en apoyo a los grupos antigubernamentales. Aún así, dijo: “No creo que esta revolución podría haber tenido lugar sin la existencia de la World Wide Web.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada