martes, 3 de diciembre de 2019

El día que Trump se convirtió en Rocky Balboa


Por M.H.Lagarde

El presidente Donald Trump volvió a dar muestras de que es "un genio verdaderamente estable” luego de publicar en su cuenta de Twitter un fotomontaje con su rostro sobrepuesto en el cuerpo del actor Sylvester Stallone en su papel del boxeador Rocky Balboa.


Sin ningún mensaje que acompañara la imagen, la misma desató una oleada de memes así como especulaciones en torno a su significado político.

The New York Post dio fe de que el tuit se publicó mientras Trump juega golf en su club de Florida en Mar-A-Lago, y aseguró que Stallone es un declarado admirador del presidente, a cuya candidatura se adhirió en 2016 mediante una entrevista en Variety.

Entre las numerosas interpretaciones del extraño mensaje destaca el hecho de que el mismo día que se publicó la imagen se cumplieron 35 años del aniversario del estreno de la película Rocky IV.

La imagen fue leída por algunos como una referencia a las múltiples batallas políticas que enfrenta el magnate neoyorquino de cara a su reelección, desde el juicio político contra él que se alista en la Cámara de Representantes y se le asoció también al anuncio de que declarará como organizaciones terroristas a los cárteles del narcotráfico en México.

El diario británico Daily Mail, relacionó la foto con el estado de salud del presidente tomando en cuenta que el mandatario recientemente había realizado una visita no anunciada al Centro Médico Walter Reed, lo que desató versiones de que Trump sufriría problemas del corazón.

Durante el examen el propio mandatario se jactó de que los médicos elogiaron su físico durante su examen. “Lo primero que hacen es decir: ‘Quítese la camisa, señor, y muéstrenos ese hermoso cofre. Así que queremos ver. Nunca hemos visto un cofre como éste”, dijo durante un mitin de campaña en Florida.

Según observadores el fondo de la imagen del Trump boxeador coincide con la del público que le dió un caluroso recibimiento en el mitin del BB&T Center de Sunrise, unos 50 kilómetros al norte de Miami, donde el presidente, además de prometer que estaría en el poder cuatro años más, lanzó pestes sobre los demócratas, llamó a la prensa corrupta y repitió sus ya habituales infamias sobre Cuba y Venezuela.

Personas entrevistadas en la calle por una televisora de Miami se refirieron al tuit del presidente como algo increíble, ridículo y muy propio de alguien como Trump.

No faltó quien relacionara el significado de la imagen con el estado mental del actual inquilino de la Casa Blanca. ¿Otro rasgo de su megalomaníaca esquizofrenia?

¿Qué se puede esperar de un presidente de Estados Unidos que confunde la realidad con la ficción de lo más banal de la cultura de masas?

viernes, 22 de noviembre de 2019

Mensajes lanzados al Facebook



Trabamentes: Si el socialismo solo es posible con el capitalismo y la izquierda es lo mismo que la derecha ¿Alguien duda qué es el centrismo?

¿Por qué los "nuevos revolucionarios" "progresistas" defienden las ideas de los viejos conservadores retrógrados?

El bipolar ideológico: Un día se vanagloria de ser más revolucionario que nadie y al siguiente se arrepiente de haberlo sido

Mientras exista el capitalismo no hay más futuro que el socialismo. El primero es la causa del segundo.

El socialismo comienza donde terminan la ignorancia y el egoísmo.

Los propagandistas por -¿cuentapropia?- emprenden con entusiasmo el trabajo sucio ¿Habrá comenzado a funcionar el Task Force?

¿Doble moral u oportunismo?: Si algo salió mal fue lo que algunos críticos de ahora aplaudieron antes

Los mismos que decían que nunca debimos copiar el modelo soviético, ahora proponen copiar el "exitoso" modelo capitalista.

La moda es lo que vende agresivamente publicidad y compra dócilmente la mayoría

Tiempo de cambios: El cambio climático consume el planeta tanto como el cambio mediático erosiona la razón.

Para saber qué es la burocracia pase a recoger la respuesta por esta página dentro de tres meses.

Chile Despertó porque abrió los ojos. Por eso ahora los carabineros tratan de sacárselos


domingo, 17 de noviembre de 2019

¿Quién le pone un bozal a Trump?


Por M. H. Lagarde

Marcadas por el gobierno de Estados Unidos como las principales propagadoras de noticias falsas (fake news), las redes sociales, Facebook y Twitter, han anunciado recientemente la puesta en marcha de varias medidas para poner freno a la desinformación que prolifera a mansalva en sus servidores.

Así, a un año de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, Facebook se prepara para no volver a repetir los errores y la debacle del 2016, con un plan para evitar interferencias internacionales.

«Tenemos la responsabilidad de detener cualquier abuso e interferencia en nuestra plataforma», ha dicho el grupo comandado por Mark Zuckerberg.

Y para ello, la red social está probando un sistema de verificación del perfil de los usuarios con una especie de video-selfie, que implica el reconocimiento facial y que, según cree, podría ser un freno para las cuentas falsas.

Por su parte, hace poco menos de una semana, y con la misma intención, Twitter publicó que, a partir del 22 de noviembre, ya no difundirá más publicidad política en ninguna parte del mundo.

«Aunque la publicidad en internet es increíblemente poderosa y muy efectiva para los anunciantes comerciales, ese poder trae consigo riesgos significativos en la política», dijo en un tuit Jack Dorsey, cofundador y presidente de la empresa.

Sin dudas, las nuevas políticas, tanto de Facebook como de Twitter, ayudarán, en gran medida, a contener el flujo de eso que se ha dado en llamar eufemísticamente posverdad, y a evitar las interferencias internacionales que, según el gobierno de Estados Unidos, influenciaron en las elecciones de 2016.


Para complacer las continuas presiones del Congreso en ese sentido, en los últimos meses ambas redes han cerrado centenares de páginas y cuentas de usuarios de los supuestos enemigos que «influyen» en las elecciones estadounidenses; sin embargo, está por ver cuál será la política de dichas redes con las fake news que generan personajes como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Para nadie es un secreto que una buena parte de las noticias falsas de la campaña presidencial de Estados Unidos en 2016 fue propagada por los asesores de campaña de Trump.

Donald Trump dijo falsedades tales como que Hillary Clinton y Barack Obama fundaron el ISIS o que Obama había nacido en Kenia, informaciones que fueron publicadas «como declaraciones del candidato republicano» en los medios de comunicación tradicionales.

Según el estudio «Medios de comunicación y posverdad: Análisis de las noticias falsas en elecciones presidenciales de EE.UU. de 2016», de Priscilla Muñoz Sanhueza, el proceso eleccionario estuvo marcado por un manto de fake news, que tuvieron su punto más alto desde agosto de 2016 hasta el día de los comicios, donde llegaron a ser compartidas en Facebook más informaciones fabricadas que las «verdaderas» (las que, en su mayoría, favorecían a Donald Trump).

El mismo estudio recuerda que la mitomanía del actual presidente no es nada nuevo: «Hay registros de que desde 2011 empezó a cuestionar el país de nacimiento de Obama en televisión y en Twitter, citando supuestas fuentes y sitios como WND.com y FreedomOutpost.com, que se caracterizan por publicar falsedades (Maheshwari, 2017)».

Memorables son también dichos del republicano como que «en Nueva Jersey fue celebrado el atentado del 11-S; que su imperio comercial lo comenzó con un “pequeño préstamo” de su padre, cuando heredó cuarenta millones de dólares».

En marzo de 2017, nuevamente utilizando Twitter, acusó a Barack Obama de haber ordenado en octubre de 2016 que lo espiaran, interviniendo los teléfonos de su centro de operaciones, sin entregar ninguna prueba, lo que fue desmentido por un portavoz del exmandatario.


Como si fuera poco, en abril de este año, The Washington Post reveló un informe en el que se aseguraba que después de 800 días en el cargo, el presidente estadounidense había hecho más de 10 000 declaraciones «falsas o engañosas».

Si a alguien todavía le quedara dudas de esta característica personal del actual inquilino de la Casa Blanca, solo tiene que revisar el contenido de la última intervención de Trump durante el 74 Período de Sesiones de la Asamblea de las Naciones Unidas.


Qué se puede hacer cuando hasta la llamada prensa seria calla, de manera cómplice, ante las cínicas mentiras de Trump sobre Irán, China, Venezuela o Cuba.


Para quienes fueron testigos de la intervención de la embajadora norteamericana ante la ONU, a propósito de la votación de un proyecto de ley contra el bloqueo a Cuba, no cabe ninguna duda de que, en la era imperial de Donald Trump, la mentira ha suplantado a la verdad.


Al parecer, cual un esquizofrénico, el actual emperador ha rediseñado el mapa político mundial acorde a los inconmensurables límites de su megalomanía y paranoia.


A tono con esta última faceta de su personalidad, en más de una ocasión ha llamado, cual si de empresas federales se tratara, a contar a los dueños de las redes sociales para acusarlos de censurar a su persona o a los seguidores del pensamiento conservador que lo entronizó en la oficina oval.

Un despacho reciente de la agencia AP apuntaba: "Además de las actuales preocupaciones sobre la interferencia extranjera en las elecciones, el tema de la propaganda política se colocó al frente en meses recientes cuando Twitter, junto con Facebook y Google, se negaron a eliminar un video con información errónea de la campaña del presidente Donald Trump en donde ataca al precandidato presidencial Joe Biden". 

Vale preguntarse: Si Trump logra sobrevivir, mentiras mediante, al impeachment al que pretenden someterlo los demócratas, ¿alguien logrará ponerle un bozal de honestidad?


miércoles, 13 de noviembre de 2019

Donald Trump y el papel de EE.UU. en golpe de Estado en Bolivia


Por  M. H. Lagarde

El gobierno de Estados Unidos, propenso a evaluar al resto del mundo con avales y listas, aun cuando nadie le ha solicitado su opinión, rompió por fin su silencio ensordecedor sobre los últimos sucesos ocurridos en Bolivia.


Lo hizo 24 horas después de que el terror impuesto por las hordas fascistoides de la oposición, con la cómplice traición de las fuerzas militares policiales, obligaran a renunciar al presidente Evo Morales.


De acuerdo con despachos de prensa, este lunes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, saludó la renuncia del presidente de Bolivia, Evo Morales, a la que catalogó como «una fuerte señal» a los gobiernos «ilegítimos» de Venezuela y Nicaragua, y elogió el papel de los militares bolivianos.


«Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad, y a los militares bolivianos por acatar su juramento de proteger no solo a una persona, sino a la Constitución de Bolivia», dijo Trump en una declaración.


«Estos eventos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán».


Las declaraciones de Trump tuvieron lugar cuando la policía y los militares reprimían en El Alto, La Paz y otras ciudades bolivianas a los partidarios del MAS para impedir que salieran a las calles en apoyo de su presidente.


Mientras el sábado y domingo fuerzas paramilitares asesinaban y vejaban a indígenas y pobres pobladores, amenazaban con quitarle la vida a familiares del gobierno, incendiaban o saqueaban las casas de funcionarios, incluida la del propio presidente Evo, ni a Estados Unidos, ni a su instrumento político, la OEA, la defensa de la Constitución les importó un rábano.


La «fuerte señal» enviada por Trump no puede ser más potente, no solo para Venezuela y Nicaragua, sino para el mundo entero. En primer lugar, significa un espaldarazo a lo que muchos en los propios Estados Unidos consideran un golpe de Estado.


Las congresistas demócratas de Estados Unidos Alexandria Ocasio-Cortez e Ilhan Omar calificaron de golpe de Estado la situación que se vive hoy en Bolivia.


«Lo que está pasando en Bolivia en este momento no es democracia, es un golpe de Estado», escribió Ocasio-Cortez en su cuenta de la red social Twitter.


Por su parte, Omar manifestó: «Hay una palabra para el presidente de un país expulsado por los militares. Se llama un golpe de Estado».


De igual forma, e inmediatamente después de ocurrida la renuncia de Evo Morales, el Partido Socialismo y Liberación de Estados Unidos acusó al imperialismo norteamericano de ser el patrocinador del golpe de Estado en Bolivia, y expresó su solidaridad con el pueblo de la nación sudamericana.


El pretexto esgrimido para sacar por la fuerza a Evo Morales: «el de ser un dictador que quiere perpetuarse en el poder» es una falacia que solo existe en las planas de los medios de información en manos de la oligarquía.


Las relaciones entre Washington y La Paz se deterioraron desde la llegada al poder del presidente originario Morales, usando como pretexto su defensa de los cocaleros indígenas. Según datos oficiales estadounidenses, la asistencia a Bolivia empezó a disminuir en 2007 y cesó en 2013, cuando Evo expulsó a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) por su carácter injerencista y subversivo.


Aunque, después de la llegada de Trump a la Casa Blanca, Bolivia había quedado excluida de la lista de dictaduras proclamada por John Bolton, para nadie era un secreto que dicho país resultaba una piedra en el zapato de Estados Unidos, además de por nacionalizar sus recursos naturales, por la posición invariablemente antimperialista de su presidente.


Por si quedaran dudas de la participación norteamericana en el golpe, archivos de audio publicados recientemente por la prensa boliviana confirmaron el contubernio de la oposición con los representantes en el senado de la mafia cubanoamericana Bob Menéndez, Ted Cruz y Marco Rubio.


Este último, considerado por Trump como su cerebro para las cuestiones latinoamericanas, curiosamente, ni durante el domingo ni el lunes se había enterado de lo ocurrido en Bolivia y solo hasta pocos minutos antes de concluido este comentario ensalzó en Twitter el papel jugado por la OEA para justificar el golpe.



El mensaje enviado por la administración estadounidense no puede ser más claro: los golpes de Estado fascistas, basados en el terror y el crimen, son su mejor arma para defender la «democracia».

lunes, 11 de noviembre de 2019

El mundo contra el bloqueo y la derrota de los nuevos acólitos de EE.UU.


Por M. H. Lagarde

Como viene ocurriendo desde 1992, Cuba volvió a alcanzar una rotunda victoria en la ONU durante la presentación del proyecto de Resolución contra el bloqueo de EE.UU. a Cuba ante la Asamblea General de ese organismo. 187 países votaron a favor de poner fin al genocidio que, desde hace casi sesenta años, Estados Unidos perpetra sobre la Isla.



Lo novedoso en esta ocasión, sin embargo, fue que, a los sempiternos votos de Estados Unidos e Israel, se sumó el de Brasil, mientras Ucrania y Colombia eligieron abstenerse.


Para justificar la postura de Brasil, que durante 27 años votó invariablemente a favor de Cuba, el actual presidente de ese país, Jair Bolsonaro, dijo ayer:


«Es la primera vez que Brasil acompaña a Estados Unidos en la cuestión del embargo a Cuba.(...) Nosotros estamos a favor del embargo a Cuba; a fin de cuentas, ¿aquello no es una dictadura?»


De igual forma, el actual ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Ernesto Araújo, defendió el cambio de la posición histórica de la diplomacia brasileña como una «defensa de la verdad».


Sumisión lacaya a la actual administración norteamericana aparte, la verdad es que el actual presidente brasileño, en más de una ocasión, ha dejado constancia de su deseo de reinstalar una dictadura militar similar a la que gobernó ese país luego del golpe de Estado a João Goulart, en 1964.


En más de una ocasión, Bolsonaro ha alabado como héroes nacionales a los militares que, en el período dictatorial de 1964 a 1985, fueron responsables del aparato gubernamental que puso en práctica métodos represivos tales como secuestros, cárceles privadas, torturas, asesinatos y ocultación de cadáveres.


Según la Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia de la República, durante el gobierno de Lula da Silva, 475 personas murieron o desaparecieron por motivos políticos en aquellos años, número que puede ser mayor, si se tiene en cuenta la extensión territorial de Brasil, la ausencia de estudios estadísticos, el elevado número de peticiones de indemnización, la no inclusión de algunas personas en la lista de desaparecidos, o el rechazo a incluir a aquellos cuyos familiares no hicieron denuncia.​


De igual forma, en la votación de ayer en la ONU resultó llamativo el estreno de Ucrania como satélite estadounidense. Como se sabe, ese país juega ahora mismo un papel protagónico en el posible impeachment del presidente Donald Trump. Según declaraciones de testigos, Trump condicionó, mediante el chantaje, la entrega de ayuda estadounidense a que Ucrania investigara públicamente a Joe Biden, adversario político de Trump, al hijo de Biden y a otros demócratas.


Habría que ver, en esta ocasión, a cambio de qué Estados Unidos consiguió la abstención de esa república exsoviética.


Igual de significativo fue el debut de Colombia, nación a la que, si Estados Unidos realmente estuviese interesado en la defensa de los derechos humanos en algún lugar del mundo, hubiese bloqueado desde hace mucho.


Según un balance elaborado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Alto Comisionado ONU dado a conocer ayer, en materia de asesinatos de activistas defensores de los Derechos Humanos en América Latina, Colombia es el país que acumula la mayor cantidad de crímenes, con un total de 63 casos.


Dichas cifras, asegura la misma fuente, resultan menores, si se comparan con las que manejan otras instituciones al interior de ese país.


La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos no solo tiene el registro de esos crímenes, sino que adelanta el «proceso de verificación» de otros 43 asesinatos «donde se presume que la víctima era defensor o defensora de derechos humanos. Los casos ocurrieron en 19 de los 32 departamentos que tiene Colombia y corresponden al período entre el 1 de mayo y el 30 de septiembre», apunta la agencia ANSA.


En fin, que como demostró la votación a favor de Cuba, las mentiras defendidas por la embajadora de Estados Unidos en la ONU, Kelly Craft, no engañan a nadie. La contundente victoria cubana, al recibir el apoyo de la gran mayoría de los países del mundo, fue inversamente proporcional a la derrota de Estados Unidos y los nuevos acólitos de la actual dictadura fascista mundial.

viernes, 25 de octubre de 2019

José Daniel Ferrer: Preso por pandillero y camorrista

Ver más sobre José Daniel Ferrer en Cambios en Cuba

Por M. H. Lagarde

Desde hace varios días, la mafia anticubana de Miami (representada por Marco Rubio y Mario Díaz-Balart), la Embajada americana en La Habana, el Departamento de Estado de EE.UU y su secuaz de la OEA, Luis Almagro, han puesto en el foco de sus habituales difamaciones contra Cuba el arresto del "opositor", José Daniel Ferrer.


Aunque sus defensores tratan de presentar el hecho como otra "violación de los derechos humanos" por parte del "régimen", el autoproclamado líder de la organización contrarrevolucionaria Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), se encuentra en prisión desde el pasado 1ro de octubre no precisamente por causas políticas sino por su reincidente accionar como camorrista y pandillero.

Según publicó el sitio web cubano, Santiago Arde: "Si usted se preguntaba la razón por la que finalmente está preso aquí la tiene: el pasado 20 de septiembre Ferrer García con el apoyo de 3 de sus “secuaces” le propinó una paliza al holguinero Sergio García González por supuestas sospechas en su contra".  

Como consecuencia de la agresión, la víctima de los "democráticos" métodos de Ferrer, tuvo que ser ingresada en la sala de terapia intensiva del Hospital del municipio Mayarí Abajo, Holguín, con lesiones graves. 

El propio Sergio García González fue quien realizó la denuncia formal contra Ferrer García (VIDEO). 

En el acto violento están también implicados:  Roilán Zarraga Ferrer, primo de José Daniel Ferrer, que cumplió sanción por robo con fuerza en vivienda habitada; Fernando González Vaillant,(alias Chichi), quien también cumplió sanción por robo con fuerza en vivienda habitada y por el delito de violación a una menor de edad y José Pupo Chaveco (alias El Vaquerito) sancionado por hurto y paciente del Centro de Atención de Enfermos Mentales (crónicos) conocido como El Viso, institución de la que se escapó para ir a residir en la vivienda de Ferrer .

De acuerdo con el sitio Santiago Arde: "Como queda demostrado, Ferrer García no solo manipula y utiliza a delincuentes para que protagonicen hechos de violencia, también utiliza a enfermos mentales. No es la primera vez que el “jefecito” de la UNPACU protagoniza un hecho de violencia contra sus propios seguidores, que hasta el momento no lo habían denunciado por temor a represalias". 


Cronología de actos violentos del delincuente José Daniel Ferrer

2013

Liudmila Cedeño
, ex esposa, fue vítima de un episodio de violencia intrafamiliar.







2013

Prudencio Villalón Rades fue asaltado en la vía pública por activistas de la llamada UNPACU (Unión Patriótica de Cuba), bajo las órdenes de José Daniel Ferrer.



2014

Ernesto Jiménez, por aparecer sin avisar en la residencia del líder de la #UNPACU, fue sometido a tamaña golpiza.


2014


Yusmila Reyna Ferrera, ex esposa, fue víctima de otro episodio de violencia intrafamiliar. Yusmila fue agredida de forma violenta mientras se encontraba en estado de gestación y delante de su hijito de 4 años. 



2016
Roberto Ayala Galindo: En una discusión con Ferrer sobre problemas internos que se tornó violenta, Ferrer acusó a Roberto Ayala de trabajar para los servicios de inteligencia del régimen castrista. Finalmente “Ayala fue golpeado por varios activistas que se encontraban en la sede, entre ellos Yriade Hernández y Zaqueo Báez.

2016
José  Daniel Ferrer pagó 40 cuc a Roberto Almaguer -“Pipi”- para que propinara una paliza a Roberto Ayala Galindo

2017
Liettys Rachel Reyes Tur, ex esposa, víctima de otro  episodio de violencia intrafamiliar: José Daniel  golpeó con furor y rabia a su mujer, no respetó siquiera su embarazo de 36 semanas.









2018

Yriades Hernández Aguilera: José Daniel afirmó que era agente de la Seguridad del Estado porque estaba haciendo todo incorrecto. José Daniel le escupió la cara a Yriades y recibió un contundente golpe en la cabeza que lo dejó casi desmayado.

2019

Sergio García González:
Ferrer García con el apoyo de 3 de sus “secuaces” le propinó una paliza al holguinero por supuestas sospechas en su contra.






La esposa "espía" del "secuestrado"


Otra de las mentiras con las que sus defensores intentan inflar la causa del "inocente" José Daniel Ferrer son las declaraciones de su esposa Nelva Ismarays Ortega Tamayo, también integrante de la des-organización Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), en la que se vende cómo víctima de un “régimen” insensible que no le permite, al padre "secuestrado", ver a sus hijos ni a su esposa.  

A propósito del traslado de Ferrer García a la prisión de Aguadores, a su esposa Nelva, se le informó la fecha en que tendría lugar la visita reglamentaria. Sin embargo acudió a la prisión antes de la fecha acordada acompañada de sus hijastros, y tras enfrentarse a las autoridades, filmó su provocación para luego hacerla pública en la primera plana de sitios y medios contrarrevolucionarios.
                                                           Las gafas espías
Como si fuera poco, y en un burdo remake de una película de James Bond, el día de la visita, la esposa de José Daniel Ferrer, se presentó en el penal con un par de gafas “espías”, que según el sitio Amazon contienen: “cámara espía HD 1080p con una resolución Full HD, resolución de imagen 5 MP y sonido audio claro, última tecnología de cámara y grabación de vídeo”.

Las autoridades de la prisión la declararon persona non grata.

Por tal motivo no puede ver a su esposo, ese que, según denuncia  llorosa, “necesita medicamentos urgentes”. Curiosamente, los "necesarios" medicamentos no quiso dejarlos con el médico de la prisión, prefirió volver con ellos a casa.





miércoles, 31 de julio de 2019

Marco (Narco) Rubio, un autoexiliado mental de la realidad cubana


Por M. H. Lagarde

El senador Marco Rubio insiste en perder su tiempo escribiendo mentiras en la cuenta de Twitter que, según él, abrió para «conectarse» con los cubanos.

Entre las últimas escritas en esa red social, vale la pena reproducir dos recientes mensajes con los que intenta, desde su perspectiva imperial, justificar el bloqueo contra Cuba:

2/2: Es el gobierno de #Cuba que ha mantenido el embargo. Porque bajo la ley de EEUU el embargo termina si hay:
-elecciones libres, justas y multipartidistas
-libertades civiles
-el derecho de poseer y disfrutar de la propiedad privada
-un poder judicial independiente

1/2: Según la ley de Estados Unidos, aprobada por miembros del Congreso elegidos directamente, el «embargo» puede suspenderse si un gobierno de transición en Cuba está en el poder.
Pero el actual gobierno de Cuba ha dejado claro que ellos #SomosContinuidad no #SomosTransición


Como ya dijimos en un comentario anterior, el senador republicano por la Florida, por lo visto, no siente pudor alguno en hacer pública su ignorancia. Después de sesenta años de Revolución, debería haber aprendido que las leyes de Estados Unidos, llámense Doctrina Monroe, Enmienda Platt, Helms-Burton, Torricelli, Plan Bush o la «Burrada Trump», no determinan, desde entonces, el destino soberano del pueblo cubano. ¿O será que Marco Rubio confunde a Cuba con Puerto Rico?

A un interlocutor de tan baja categoría intelectual, no es de extrañar que el pueblo cubano le retribuya su «conexión» en la red social con una verdadera lección de sapiencia y dignidad.

Vale citar una muestra de algunas de las respuestas que generan sus delirios anexionistas:

Dario Soler
@DarioSoler6•
19 jul.
En respuesta a @MarcoRubioCuba
No, es tu Gobierno el que nos impone el #Bloqueo EEUU. No son los dueños del mundo para imponer sanciones a los demás países y entrometerse en sus asuntos internos. Mucho menos son un ejemplo a seguir. Tu sociedad es desigual, la nuestra es solidaria. En #Cuba pensamos como país.

Paul_porCuba
@PPorcuba•
19 jul.
En respuesta a @MarcoRubioCuba
Ni #Trumpoloco, ni #PinkHawk, ni #NarcoRubio, ni nadie en #EEUU le dice a #Cuba qué hacer. El #BloqueoEEUU es criminal y la #LeyGarrote es ilegal. Lo único en que las ratas no se equivocan es que #SomosContinuidad #NoNosEntendemos #JulioDeVictorias #NoMasBloqueo #SomosCuba

WILLIAM ELNECIOCUBANO
@elneciocubano
19 jul.
En respuesta a @MarcoRubioCuba
ya lo dijiste la ley de EEUU y su carácter extraterritorial.
A Nosotros no nos condiciona ni tu ni Trump, ni nadie.
ya somos libres y en eso del bloqueo estamos curtidos. así que ya veremos quién resiste más. #Cuba #NarcoRubio #JulioDeVictorias

Luna De Abril
@LunaDeAbril2019•
19 jul.
En respuesta a @MarcoRubioCuba
#NarcoRubio debe aprender a decir la palabra BLOQUEO, q es lo que su país tiene impuesto contra Cuba. EEUU NO tiene el derecho a decidir sobre la soberanía de mi PATRIA. Aquí estamos para defender nuestras conquistas, con ideas y de ser necesario con las armas. #SomosCuba #Cuba

(Para ver más respuestas: https://twitter.com/MarcoRubioCuba/status/1152206225041494016)

No es la primera vez que Narco Rubio —como le apodan los cubanos en Twitter, por su estrecha relación con su cuñado, el connotado narcotraficante miamense Orlando Cicilia— hace el ridículo en su intento de «conectarse» con Cuba.

En octubre de 2011, Marco Rubio fue denunciado como mentiroso en los medios de prensa, luego de afirmar, en un intento por identificarse con la comunidad cubana en EE.UU., que sus padres eran exiliados cubanos.

El diario St. Petersburg Times descubrió que en su página del portal del Senado aseguraba que sus progenitores habían llegado a Estados Unidos tras el triunfo de Fidel Castro en 1959, cuando en realidad lo hicieron en 1956. El padre de Rubio era barman y viajó a ese país por razones económicas, nada menos que en la «época dorada» de la sangrienta dictadura de Batista, por lo que si alguien es culpable de su condición de «exiliado», es la propia mafia anticubana que lo convirtió en representante.

Sus orígenes cubanos de nada valen cuando, desde su papel de asesor del actual presidente para los asuntos relacionados con Latinoamérica, el senador republicano subestima la inteligencia del pueblo con el que dice querer «conectarse». Por tal motivo, resulta infructuosa su pretensión comunicativa en Twitter. Solo un autoexiliado mental de la realidad cubana ignora que, desde 1959, con los voceros de la mentira del gobierno de EE.UU., los cubanos #NoNosEntendemos.