LO MAS LEIDO: › Reynaldo Escobar, el bloguero que reporta para la SINA............ › ¿Qué hacía Yoani Sánchez en casa del Jefe de la SINA? ............. › Wikileaks pone al descubierto a los "banqueros" de las Damas de Blanco ..................› Celebra Yoani Sánchez aniversario de organización terrorista de Miami ..............› Organización terrorista defiende a las Damas de Blanco ................. › Penúltimosdias y Yoani Sánchez, II Temporada: El enfrentamiento ..............› ¿Cuánto le paga EE.UU. a las Damas de Blanco? (Galería de cheques) ................. › Mercenarios cubanos celebraron Día de la DependenCIA ..............› El CPJ y las mentiras sobre los mercenarios que nunca fueron periodistas .................› Yoani Sánchez no tiene qué comer, y se gasta miles de dólares para denunciarlo.............. › EE.UU. confiesa haber inventado a blogueros mercenarios..............› Yoani Sánchez: "Face" de Tabla.................› El movimiento 15-M y los daños colaterales..............› George Bush promueve primavera árabe en Cuba ............... › Yoani Sánchez, con la SINA metida en su casa.............› Yoani Sánchez y la mentira que no cuadra con el billete..............› Asegura Freedom House que Yoani Sánchez y sus acólitos publican información prohibida ............... › Obama no ve cambios en Cuba..............› La muerte de un "disidente" y el garganta profunda de El Nuevo Herald ............. › Periódico El País denuncia mentira de Yoani Sánchez..............› El marido de Yoani Sánchez defiende a la Voz de los Mercenarios en Cuba............... › Dándole la patada a la botella..............› EEUU manipula deserción de médicos cubanos...............› Estados Unidos premia mercenarismo de Damas de Blanco.................› El Camaján, cómplice del terrorismo..................... › ¿Quién paga a los mercenarios de la Ciberguerra contra Cuba? ............... › Un fascista llamado Ernesto Hernández Bushto ....................› Pensar la (ciberguerra) contra Cuba.............› Las contradicciones de Ernesto Hernández Bushto.............› La FUPAD contra Cuba: otro eslabón de la estafa al contribuyente norteamericano............› Lapidando a Yoani Sánchez, otra vez................ › Yoani Sánchez y James Carter dialogan sobre las "redes civiles" en Cuba .............› Las demandas secretas de Yoani Sánchez .............› Ciberguerra. Las Razones de Cuba...........› Mercenarios propician invasion a Cuba............› La BBC sobre la Ciberguerra............› Lágrimas de Pájaro Tieso.........› Un documental sobre las Revoluciones de Colores.......› Yoani Sánchez: mejor que me calle...........› Legislador de EE.UU. defensor de Posada Carriles se preocupa por Alan Gross............› Hillary Clinton reafirma su "compromiso personal" con mercenarios cubanos ............› Yoani Sánchez, qué clase de coraje.........› Revelan nuevas conexiones entre agente de la CIA, Yoani Sánchez y el gobierno de EE.UU........›Reconoce Hillary Clinton misión subversiva de Yoani Sánchez......› Robert Guerra, el agente de la CIA amigo de Yoani.......... › Yoani Sánchez sale del closet, otra vez ..............................  

miércoles, 11 de octubre de 2017

Trump, las sanciones y la libertad de Cuba


Por MHL

En una ceremonia, celebrada este viernes en la Sala Este de la Casa Blanca en la que participaron más de 200 líderes de negocios, comunitarios y religiosos de la comunidad hispana en EEUU, el presidente Donal Trump volvió a reafirmar su política agresiva contra Cuba.

“No levantaremos las sanciones al régimen cubano” hasta que no haya “libertad” en la isla, y si no se producen “reformas fundamentales” en Cuba. Según él “el comunismo es pasado” y “la libertad es el futuro”.

Al parecer las sanciones a las que se refirió Trump son las del más de medio siglo de bloqueo contra Cuba que, como su antecesor, Barack Obama, reconoció al restablecer las relaciones con Cuba, resultaron una política fallida para acabar con la revolución cubana y nada tienen que ver con las sanciones a la reunificación familiar y al turismo con el pretexto de ciencia ficción de los llamados “ataques acústicos”. Curiosamente, casi al mismo tiempo en que Trump pronunciaba su última anatema contra Cuba algunas agencias de prensa reportaban que algunos turistas norteamericanos se habían declarado "víctimas" de tales "ataques".

Nadie aclaró sin embargo qué tipo de libertad es la que Trump desea para la Isla. Si descartamos que se trata de la conquistada por los cubanos el primero de enero, que, por lo visto, debe ser para él también algo del pasado, el mandatario dejó en el aire la duda si se trataba de la libertad con que cuenta la policía de su país para asesinar negros a mansalva o a la de los "hijos de puta", como él mismo los llamó, atletas de la NFL de hincarse en protesta por tales crímenes al sonar el himno de Estados Unidos al comienzo de los partidos de futbol.

No se sabe tampoco si se refería también a la de apoyar descaradamente a los grupos supremacistas blancos que proliferan en ese país, la de expresarse, rifle en mano, matando a casi 60 personas desde la habitación de un hotel de las Vegas, o la libertad con la que cuenta su propio hijo de aparecer en anuncios para vender armas con silenciador.
Si de esas libertades se trata, demás está decir que al presidente norteamericano, quien padece de los ataques de mentiras de la mafia anticubana de Miami, no le quedará más remedio que resignarse a vivir con el ejemplo de Cuba clavado en la garganta. No será por cierto el primero al que la pequeña y digna Isla del Caribe se le atraganta.

jueves, 5 de octubre de 2017

Huracán Irma: Libertinaje de la "prensa"

Rescatistas cubanos durante las inundaciones del huracán Irma

Por Michel E. Torres Corona

Septiembre fue un mes difícil para Cuba, signado por el paso del ciclón más poderoso formado en el Atlántico: Irma, un coloso huracanado de lluvia, viento y marejada. La Defensa Civil, veterana de mil batallas frente a la Madre Naturaleza, tomó, de conjunto con las máximas autoridades del país, todas las medidas para asegurar un mínimo de daños materiales y salvaguardar la vida humana. No se logró: Irma dejó un saldo de diez fallecidos y cuantiosos destrozos, a todo lo largo y (poco) ancho de nuestra isla. Imágenes sobran en la prensa escrita y digital.

Sin embargo, ni siquiera un fenómeno natural de este tipo, ajeno por completo a las veleidades humanas, se escapa de tergiversaciones y manipulaciones con fines políticos. Aun cuando Irma azotó en su paso a Antigua y Barbuda (Barbuda llegó a declararse inhabitable), Puerto Rico y la Florida, el impacto mediático del paso del huracán por el territorio cubano no tuvo paralelo. Y es válido decir que el ánimo de tal cobertura fue, muchas veces, malsano.

Cuando numerosas publicaciones exaltaban la solidaridad de la comunidad cubana en la Florida, o la maravillosa preparación de las autoridades a la hora de dar refugio o ir al rescate de personas en peligro en cualquier latitud azotada por Irma, un buen número de notas (sobre todo, en los sitios destinados a la guerra mediática contra Cuba) se hacían eco de una campaña difamatoria que se propuso atacar la respuesta del gobierno cubano ante el embate del ciclón y las medidas adoptadas para la recuperación.

Se obviaban los fallecidos en otras latitudes, y se hacía hincapié en los decesos de cubanos, con enfoques que iban desde la caracterización de individuos en pobreza extrema y sin amparo ninguno por parte del Estado cubano, que morían por sus paupérrimas condiciones de existencia y no por fuerza de viento alguna; hasta la pasmosa injuria de acusar a los rescatistas y bomberos de no acudir a llamados de emergencia.

Cuando se lanzaban mensajes de optimismo, de fe en la recuperación para las demás islas caribeñas o para el territorio estadounidense afectado, estas parecían trastocarse en cuanto se dirigían hacia las costas cubanas: aparecía entonces un paparazzi con su móvil en mano, entrevistando dos o tres personas de la Centro Habana más golpeada; una crónica sobre la desesperanza en la población, que súbitamente había perdido la confianza en las instituciones públicas del Estado cubano; un reportaje sobre como la culpa de Irma y de toda su devastación no debía recaer en un centro de baja presión atmosférica, sino en la administración pública socialista y en la ineficiencia del aparato estatal.

Cuando se habla, en ocasiones con soberana ingenuidad, de las bondades de Internet y de cómo los blogs vienen a ser paladines de las libertades de prensa y expresión, muchas veces se obvia que numerosos de estos sitios (si no todos) obedecen a una política editorial, dictada por el bolsillo que financia todos sus propósitos. El que paga tiene intereses particulares (políticos, económicos, de esencia clasista) y esos intereses condicionan siempre la redacción de cualquier medio de prensa. Los medios “alternativos” que pululan en el ciberespacio no son una excepción.

Por ello, cuando muchos de estos blogueros y periodistas “independientes” se alzan con la bandera de la libertad y del profesionalismo, con el pundonoroso estandarte de la objetividad periodística y la verdad más preclara, uno pudiera ponerse a pensar en los miles de linieros que estuvieron semanas, noche tras noche, trepados en un poste, trabajando incansablemente para reestablecer el servicio eléctrico; o en las brigadas que con picos y palas sostuvieron las labores de recuperación en las termoeléctricas; o en los muchachos y muchachas de las FAR, que apenas unas horas después del paso de Irma transitaban por las calles, despejando la vía de escombros y árboles caídos; en aquellos paramédicos que cargaron en brazos a una niña, con el agua por la cintura, luego de haberla rescatado del peligro en su hogar.

Uno pudiera ponerse a pensar en todo eso, en lo que Irma significó para Cuba, para su pueblo, en lo que se hizo para contrarrestar su efecto; uno pudiera pensar en los errores, pero también en los aciertos; uno pudiera pensar que la población merece una información que le brinde todas las aristas de la verdad, y no una condicionada por capitales privados o intereses foráneos. Uno pudiera pensar que, en nombre de la libertad de prensa, no se debiera izar la manchada bandera del libertinaje periodístico, la difamación y la manipulación.

Irma no venció a Cuba. Nada lo hará.

¿«Ataques acústicos» o quién separa a las familias cubanas?

En el aeropuerto José Martí, de La Habana, un emotivo reencuentro familiar

Por  M. H. Lagarde

 La solución del extraño caso de los llamados «ataques acústicos», que según Estados Unidos, han afectado la salud de una veintena de diplomáticos de ese país en La Habana, parece ser la de separar a la familia cubana.

Después de retirar el pasado viernes al 60 por ciento de sus diplomáticos de su embajada en La Habana, tras alegar que Cuba era incapaz de asegurar su seguridad, incapacidad por cierto que, como dijo el Canciller cubano ayer, en conferencia de prensa, se debe sobre todo a la exclusión por parte de Estados Unidos de la parte cubana de las investigaciones, Estados Unidos aseguró que pospondría, por falta de personal, de manera indefinida, el programa de reconciliación familiar de 20 mil visas anuales, así como la entrega de visas para viajar a Estados Unidos. Al mismo tiempo, la administración de Washington lanzó una advertencia para que sus ciudadanos no viajasen a Cuba, por el peligro de ser afectados por la misteriosa «arma» que atentó contra la salud de 22 diplomáticos norteamericanos, y suspendió las reuniones bilaterales entre los dos países que, como parte de las negociaciones iniciadas en diciembre de 2014, deberían celebrarse en La Habana.

De igual forma, sin argumento lógico alguno, y luego que Cuba reiterara su disposición de continuar la investigación y pidiera no politizar el asunto, este martes el gobierno de Estados Unidos decidió, en «reciprocidad», retirar al 60 por ciento de los diplomáticos cubanos, medida que limita al extremo las funciones consulares en la embajada cubana.

No hay que ser un agente de la serie televisiva Expedientes X para darse cuenta de que resulta en extremo sospechoso que los dueños de la tecnología mundial y quienes, además, han utilizado armas biológicas contra los ciudadanos cubanos y realizado pruebas con radiación en civiles, niños y embarazadas de su propio país durante la Guerra Fría, se declaren incapaces de descubrir, luego de escamotearle las pruebas a los investigadores y médicos cubanos, el arma secreta que «enferma» a los norteamericanos en La Habana.

A falta de pruebas, la única arma que parece haber en todo esto es la misma que sucesivas administraciones norteamericanas han utilizado durante casi medio siglo contra la Isla: la del recrudecimiento del bloqueo contra un pueblo cuya resistencia y dignidad pretenden rendir por hambre.

En realidad, los llamados ataques acústicos, a quienes parecen estar dirigidos, más que a los diplomáticos o ciudadanos norteamericanos, es a las relaciones comerciales entre las dos naciones, el incipiente sector cuentapropista y, sobre todo, contra el derecho humano de reconciliación de la familia cubana.

Durante años, la propaganda anticubana emitida desde los Estados Unidos aseguró que era el gobierno cubano quien encerraba a sus ciudadanos en las fronteras de la Isla, pero como dice el dicho, más rápido se coge a un mentiroso que a un cojo. Detrás de las nuevas medidas tomadas por el gobierno estadounidense para arruinar las relaciones iniciadas por el presidente Obama, está, sin dudas, la mafia anticubana de Miami, quien ha sufrido en los últimos años la bancarrota de su negocio del odio. Estos últimos, además, son los únicos que probablemente apoyen, en todo Estados Unidos, al presidente más antipopular de esa nación en todos los tiempos.