jueves, 11 de julio de 2019

Las nuevas medidas y los cómplices del bloqueo a Cuba



Por M. H. Lagarde

«El enemigo nos quería castigar con un duro verano lleno de incertidumbre y malas noticias. Hoy podemos decir a los señores imperialistas que solo tenemos una “mala noticia” que dar: Aquí está la Revolución Cubana victoriosa y que vamos por más, incluso, en medio de situaciones difíciles», dijo el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, en la Mesa Redonda del pasado martes, dedicada a explicar las medidas adoptadas por el Consejo de Ministros para potenciar la economía cubana.



Entre estas últimas, sobresale el aumento de los salarios al sector presupuestado que, con un costo de siete mil 50 millones y 700 millones de pesos, beneficiará a los más de dos millones 750 mil cubanos que a partir de julio tendrán la oportunidad de acceder a un mayor número de productos y servicios.


Como señalara en el mismo programa informativo el ministro de Economía, Alejandro Gil, sobre el aumento del salario: «esta medida permite que la familia pueda acceder a determinados bienes y servicios que anteriormente no podía», entre los cuales puso como ejemplo a los de turismo y comunicaciones.


En este último caso, ahora, en un contexto que, como también explicó el ministro, donde la empresa estatal no tiene por qué subir los precios de sus ofertas, serán muchos más los cubanos que podrán disfrutar de las bondades de las nuevas tecnologías.


Sin dudas las nuevas medidas resultan una pésima noticia para el imperio que, mentiras e infamias mediante, ha incrementado en los últimos meses el genocida bloqueo contra el pueblo de Cuba.


De igual forma las medidas adoptadas por la dirección del país son una mala nueva para aquellos que, como señalara el presidente cubano en la misma Mesa Redonda: "nunca han estado interesados por el bienestar del pueblo cubano y que tratan de denigrar y mancillar cada paso que da la Revolución".


Entre estos últimos figuran los mercenarios de las redes sociales que, aún cuando cuestionan en sus campañas los precios de esos servicios, paradójicamente, aprovechan el cada vez más creciente acceso de los cubanos a internet, para intentar "pescar", entre los -¿ingenuos?- recién llegados a las redes, nuevos adeptos para su causa.


Como señalamos en un artículo reciente las campañas en Twitter no son, como tratan de presentarse por algunos medios, inciativa del pueblo sino parte de la estrategia del Task Force de internet que el gobierno de Estados Unidos empuña como arma subversiva contra Cuba para incrementar el bloqueo y las agresiones contra el pueblo al que, supuestamente, dice defender.


Las Fake News de las redes, las falacias del mundo virtual se desvanecen ante la implacable realidad y no hay peor noticia para el imperio, y sus voceros digitales, que la confirmación de lo que resulta para ellos la más dura de las verdades: la de que, contra viento y marea, la Revolución no solo continúa, sino que también va por más.

lunes, 1 de julio de 2019

La Alianza de Iglesias Evangélicas de Cuba: ¿Qué Trump los proteja?

En la foto, junto a Teo Babún, los miembros de la Alianza de Iglesias Evangélicas de CubaMoisés de Prada Esquivel, actual Presidente de Las Asambleas de Dios.
Eliseo Eillar Acosta, ex Presidente de Las Asambleas de Dios.
Oscar Carpio Licea, administrador general de la Iglesia Metodista en Cuba, 
Carlos Sebastián Hernández de Armas, ideológo de la Convención Bautista Occidental. Alida León Báez, Presidenta de la Liga Evangélica de Cuba.
Dariel Llanes Quintana, Presidente de la Convención Bautista de Cuba Occidental.

Por M. H. Lagarde

El pasado 11 de junio se dió a conocer que, "un grupo de hermanos cristianos" de 7 denominaciones cubanas", había decidido crear la "Alianza de Iglesias Evangélicas de Cuba" (AIEC).


El Acta Fundacional de la misma apunta:  "Por medio de la presente hacemos constar que el 11 de Junio del corriente, reunidos en el Campamento Metodista "Canaan", siete denominaciones evangélicas cubanas: Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental, Convención Bautista de Cuba Oriental, Iglesia Buenas Nuevas de Cuba, Iglesia Evangélica Bethel en Cuba, Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba Asamblea de Dios, Iglesia Metodista en Cuba y Liga Evangélica de Cuba; representadas por sus Presidentes y otros miembros de sus respectivas directivas, después de analizar el panorama evangelico nacional acuerdan: Crear la Alianza Evangélica de Cuba, la cual estará enfocada en la unidad y la defensa de la doctrina y principios bíblicos comunes".

En el mismo documento se señala "que la razón principal que motivó la creación de dicha Alianza es que las denominaciones que la integran no se sienten representadas delante de las autoridades y el pueblo cubano por el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) y se sienten motivadas a trabajar unidas en la defensa de los valores bíblicos".

Y más a adelante agrega: "Entre otras cosas acordamos que "esta no es una organización política".

Esto último sin dudas llama la atención si se tiene en cuenta la cordial relación de los fundadores de la nueva "Alianza de Iglesias Evangélicas de Cuba" (AIEC) con Teo Babún, un personaje quien, según un artículo publicado en Granma, el pasado 11 de febrero, fundó, en 1994, de (Evangelical Chiristian Humanitarian Outreach for Cuba), ECHO Cuba, una organización financiada por el gobierno de Estados Unidos que se dedica a fomentar la subversión en la Isla a través de blogs contrarrevolucionarios, propaganda impresa y actividades públicas.

ECHO Cuba, bendecida por el Departamento de Estado Norteamericano, como una entidad que « tiene sustancial experiencia en programas de la USAID y combatiendo el totalitario régimen de Fidel Castro», ha recibido en varias ocasiones partidas millonarias para, a tono con los preceptos del Plan Bush: "Descartar totalmente la representatividad del Consejo Nacional de Iglesias". 

De acuerdo con revelaciones del sitio Cubamoneyproject, la organización que dirige Babún recibió en el 2009 una asignación de 1 033 582 dólares y en el 2010 firmó un contrato por otros 320 000. En marzo de mismo año, ECHO Cuba anunció que estaba ofreciendo concesiones por 75 000 dólares para «promover la libertad religiosa en Cuba».

Igualmente es sabido que en 2017, la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés) financió a Babún por los proyectos subversivos "Acercamiento Humanitario Evangélico Cristiano a Cuba" y "Abogando por la libertad de religión en Cuba", con montos de 60 074 dólares, en 2014; 70 000 dólares, en 2015, y 100 000 dólares, en 2016. 

Un documento hecho público, hace tan solo unos días por el Departamento de Estado del gobierno de Estados Unidos, en el que se da fe de los 32 millones que la actual administración presupuesta para la subversión en Cuba, evidencia que la función de ECHO Cuba, de servir como cuña en la división de los evangélicos cubanos, se mantiene vigente. Según ese informe Evangelical Chiristian Humanitarian Outreach for Cuba recibirá este año la suma de 1 003 674 dólares.

En el Acta de Fundación la nueva "Alianza de Iglesias Evangélicas de Cuba" (AIEC) también se afirma que "los principios bíblicos serán defendidos por encima de cualquier opinión política".

¿Estará, en ese caso, exceptuado el financiamiento que, según el Departamento de Estado, el gobierno de Donald Trump dedica para sufragar los fines subversivos de ECHO Cuba?



¡Hasta la victoria, siempre!, dijo el alcalde de Nueva York en Miami

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, durante su intervención en un debate con otros contrincantes que aspiran a la candidatura presidencial demócrata.

Por M. H. Lagarde

El alcalde de Nueva York y precandidato presidencial demócrata, Bill de Blasio, le puso los pelos de punta a la mafia anticubana de Miami, luego de gritar la conocida frase del Che Guevara: «¡Hasta la victoria, siempre!»



El alcalde de Nueva York y precandidato presidencial demócrata, Bill de Blasio, le puso los pelos de punta a la mafia anticubana de Miami, luego de gritar, ante unos trabajadores del aeropuerto de esa ciudad, la conocida frase del Che Guevara: «¡Hasta la victoria, siempre!»


Según reportó la agencia AP, después de participar el miércoles en la noche en un debate entre aspirantes a la candidatura presidencial demócrata, De Blasio visitó el jueves el aeropuerto internacional de Miami para solidarizarse con los trabajadores de carga en esa ciudad que se declararon en huelga por las deplorables condiciones laborales que enfrentan.


En el encuentro, De Blasio dijo que apoyaría «en todo momento» a los trabajadores y gritó en español: «¡Hasta la victoria, siempre!», una frase que, como todo lo asociado al Che Guevara, causa espanto en la ciudad a donde fueron a parar los herederos de la sangrienta dictadura de Batista, tras su derrota en enero de 1959.


Inmediatamente, el senador federal, Rick Scott, republicano de Florida y viejo cómplice de la política anticubana, tuiteó: «En caso de que haya alguna duda de que los demócratas que aspiran a la presidencia están adoptando el socialismo, @BilldeBlasio se encuentra en Miami citando al... Che Guevara».


Y la senadora estatal de Florida, Annette Taddeo, también en Twitter, se declaró disgustada por lo que consideró algo «completamente inaceptable»: que alguien que «pretende ser líder del mundo libre» cite al revolucionario argentino-cubano, nada menos que en Miami.


Luego de tales reacciones, De Blasio se vio obligado a disculparse, y tuiteó posteriormente que «no sabía que la frase que utilicé hoy en Miami estaba asociada con el Che Guevara y no tuve intención de ofender a nadie que la haya tomado como tal».


«Me disculpo por no entender esa historia. Lo dije como mensaje literal a los trabajadores aeroportuarios de que creo que saldrán victoriosos en su huelga», agregó.


Está claro que el alcalde de Nueva York no conoce ni la historia de la frase, ni la de esa ciudad. Si así hubiera sido, probablemente habría cambiado la palabra victoria por derrota; sin dudas, una más acorde con los resentidos ánimos de los habitantes del intolerante «mundo libre» de Miami.


Nota del Editor

Un dia después de pronunciar la célebre frase, De Blasio volvió a pedir disculpas en el "mundo libre". Dijo que los revolucionarios tenían razón en derrocar al dictador cubano Fulgencio Batista, pero que después la revolución “se descarrió”. Agregó que Cuba “pudo haber emergido como una sociedad democrática”. 
¿Democrática al estilo de Miami, donde se reprimen hasta los lapsus mentales?

El Cibercomando de EE.UU. vuelve a ser noticia


Por M. H. Lagarde

Aunque en sus primeros tiempos las funciones de el Cibercomando de Estados Unidos (USCYBERCOM, por sus siglas inglés) se mantuvieron en secreto, en los últimos años han sido cada vez más visibles.


Sus operaciones, cubiertas por más de una década de una densa capa de misterio, en los últimos días han vuelto a ser noticia. Según informes de prensa, tras el derribo el pasado jueves de un dron estadounidense, y que Trump cancelara a última hora un ataque contra objetivos militares iraníes, las fuerzas élites del cibercomando responderieron con una carga de virus informáticos.


De acuerdo con la agencia AP, el ataque informático dirigido hacia objetivos militares: "fue una demostración de la avanzada capacidad bélica del país en este campo y de su estrategia informática más agresiva en el gobierno de Trump. En el último año, funcionarios estadounidenses se han concentrado en enfrentar a sus adversarios en el ciberespacio y en lanzar operaciones cibernéticas más ofensivas".


De igual forma, y de acuerdo con una información publicada por The New York Times este mes, Washington intentó colarse en la red eléctrica rusa e insertó algunos virus para activarlos en caso de algún conflicto o señal de una nueva intromisión del Kremlin en asuntos internos de EEUU.


Un reportaje de la BBC publicado hoy asegura que el Cibercomando de Estados Unidos es un ejército virtual, un nuevo tipo de arma, una forma de combate nunca antes vista.


Desde 2009, agrega la publicación, esa unidad de élite del Pentágono se encarga de defender a su país y atacar a sus adversarios en una zona de guerra formada por códigos y bits. El Cibercomando forma parte de los 10 comandos unificados del Departamento de Defensa (DoD)


Según Michael Warner, el historiador del USCYBERCOM, citado por BBC, su creación marcó la culminación de más de una década de cambios institucionales y fue designado entonces como una unidad que trabajaría en colaboración con la Agencia Nacional de Seguridad, con la que compartiría su base en Fort Meade, Maryland.


En 2017, el Pentágono decidió designar al USCYBERCOM como un "comando de combate unificado" y planteó por primera vez la posibilidad de separarlo de la NSA y un año después, la unidad culminó el proceso de construcción de su Fuerza de Misión Cibernética, que reúne a unas 6.200 personas, organizadas en 133 equipos.


"El Cibercomando es responsable de llevar a cabo operaciones de redes de computadoras militares, mientras la NSA es responsable del espionaje", explicó a BBC Mundo, Max Smeets, investigador en ciberseguridad del Centro de Seguridad y Cooperación Internacional de la Universidad de Stanford.


De acuerdo con su página web, el Cibercomando no solo "conduce actividades para dirigir las operaciones y defender las redes" de Estados Unidos.


También, "cuando sea oportuno", buscar realizar "una amplia variedad de operaciones militares en el ciberespacio" para "garantizar la libertad de acción de Estados Unidos y sus aliados" en este espacio, e "impedir lo mismo a nuestros adversarios".


Y es que, según Smeets, aunque las organizaciones cibernéticas militares (unidades, servicios o comandos) operan bajo diferentes restricciones legales, políticas y operativas, la mayoría busca conducir un tipo de operación específica:


"Causar un efecto cibernético específico, dirigido, en un punto designado en el tiempo; que logre un propósito estratégico y supere otras posibles consecuencias negativas".


Michael Ahern, analista de sistemas energéticos del Instituto Politécnico de Worcester, comentó a BBC Mundo que la seguridad de las redes se ha convertido en una preocupación para muchas naciones, no solo por la posibilidad de ataques "terroristas", sino también por parte de gobiernos "enemigos".


Según explicó "a medida que las sociedades modernas se vuelven cada vez más dependientes de las computadoras y el intercambio de datos a través de internet, también se han vuelto más vulnerables a las amenazas cibernéticas".


"Así, un ataque informático que dañe estaciones de bombeo de agua, redes eléctricas u otros servicios de necesidad básica pueden tener efectos más devastadores que las armas en las guerras convencionales".


"Por eso es probable que todas las naciones estén trabajando para mejorar sus capacidades cibernéticas. Ha habido un par de ataques que provocaron cortes de energía en Ucrania, y en América del Norte la Comisión Federal de Regulación de Energía exige a los operadores de la red que cumplan con un plan de protección de infraestructura crítica", señala.


En marzo de este año, Venezuela sufrió una agresión de este tipo que dejó a todo el país sin electricidad. El presidente de Venezuela Nicolás Maduro denunció entonces que «el sabotaje al sistema eléctrico realizado con el fin de generar una confrontación civil y luego llamar a asaltar el poder político" había sido ordenado por el Comando Sur y perpetrado desde las ciudades estadounidenses de Houston y Chicago.


Según los expertos citados por BBC, en la última década, el Cibercomando estadounidense ha crecido significativamente, por lo que su presupuesto, fuerza laboral y campo de acción se ha multiplicado de forma considerable. El monto destinado por el gobierno a esta unidad que en 2010 era de unos US$120 millones, en 2018 había ascendido a US$600 millones.


Desde junio del año pasado, el Pentágono otorgó una mayor autoridad al USCYBERCOM para que realizara campañas más ofensivas y bajo los auspicios de la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2018, tiene permitido realizar "actividades militares clandestinas" en redes sin tener que consultar al presidente.

martes, 25 de junio de 2019

Trump y el fracaso como premio de su política hacia Cuba


Por M. H. Lagarde

"Vamos a resolver el problema de Cuba como se debe, no como lo hizo Obama, que fue un desastre que yo revoqué. Vamos a encargarnos de Cuba", aseguró el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.


"Vamos a resolver el problema de Cuba como se debe, no como lo hizo Obama, que fue un desastre que yo revoqué. Vamos a encargarnos de Cuba", aseguró el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, luego de que se le preguntara, durante una entrevista que concedió este jueves a la emisora de televisión en español Telemundo, si buscaba el voto latino.


"Vamos a encargarnos de Cuba, Venezuela... ¿Quién será más severo con Venezuela y con Maduro que yo? Está pasando algo terrible en Venezuela y ¿sabe quién es mayormente el causante del problema?: Cuba. Hay 25 000 tropas cubanas", agregó el mandatario.


Y como prueba de que nadie ha sido más severo con Cuba que él, agregó: “Ya sancionamos a Cuba. Ya a los cruceros no se les permite ir a Cuba".


Las declaraciones del presidente norteamericano fueron realizadas —¿casualmente?— el mismo día en que el gobierno de Estados Unidos decidió incluir a Cuba en su lista negra de trata de personas, entre otras razones, "por forzar a médicos a formar parte de sus misiones internacionales". Según el informe dado a conocer por el secretario de Estado, Mike Pompeo, Cuba canceló a fines de 2018 su misión Mais Medicos en Brasil después de que el entonces presidente electo, Jair Bolsonaro, conocido como el Trump brasileño, lo describiera como tráfico de personas.


En fin, que, por lo visto, Trump pretende "resolver" el problema de Cuba mediante una política infame que le permita justificar el bloqueo contra la Isla. A la mentira de los supuestos ataques acústicos contra sus diplomáticos, y a la de que en Venezuela no hay comida ni agua por culpa del "imperio cubano", se suma ahora la manipulación sobre los médicos de la Isla que han cumplido misiones en casi 70 países y que han salvado, con su abnegado y solidario servicio, nadie sabe cuántos millones de vidas.


Pero al líder de la actual administración no le importan ni el bienestar, ni la suerte de los médicos cubanos, ni mucho menos, la vida o la salud de ningún pobre de este mundo. Con respecto a Cuba, solo le importa, como dijo claramente en la entrevista que ofreció a Telemundo, el voto latino.


"Me encanta la gente de Cuba de Miami y de otros lugares", dijo Trump este jueves en Telemundo.


¿A cuál gente de Miami se refería el presidente? ¿A las decenas de miles de cubanos de esa ciudad que se han visto obligados a la separación familiar, tras la violación de los tratados migratorios, por el pretexto de los supuestos ataques acústicos? ¿A la mayoría de los que emigraron después de los años noventa, muchos de ellos por las carencias provocadas por el bloqueo, y que desean tener una relación normal con su país? ¿A los cubanos en Miami que saben que miente descaradamente para agradar, en su carrera hacia la reelección en 2020, a una mafia anticubana experta en fraudes electorales?


Y como para que no quedaran dudas en cuanto a de qué “cubanos de Miami” hablaba, agregó:


"La gente de Miami me otorgó el premio de Bahía de Cochinos, antes de las elecciones, porque les gusta como manejo el tema Cuba. Los cubanos me dieron el premio Bahía de Cochinos. ¿Sabía usted eso?"

Mercenarios en las redes y la internet como arma de guerra contra Cuba

Yoani Sánchez recibida por sus amigos de la mafia anticubana, Bob Menéndez y Marco Rubio, en Washington.


Por M. H. Lagarde


En línea con la esencia de su política editorial, el diario oficialista de la mafia anticubana de Miami, El Nuevo Herald, ha vuelto a mentir sobre Cuba.

Gráfica publicada en la cuenta de Twitter de Iroel Sánchez @iroelsanchez
Este domingo lo hizo al reproducir una información publicada por el sitio «independiente» 14 y Medio sobre un segundo tuitazo, supuestamente protagonizado por usuarios cubanos, que emplazaban a la empresa de comunicaciones, ETECSA, a bajar los precios de internet.


Con la manipulación de los resultados del evento, falsificación que desmienten las estadísticas, y que solo sirve para ilustrar la capacidad de tergiversar la realidad del periódico de marras, El Nuevo Herald intentaba, desde su mismo titular, presentar el tuitazo como una iniciativa de «estudiantes, ingenieros informáticos, clientes del servicio doméstico de Nauta Hogar», cuando todo el mundo sabe que este tipo de «operaciones» forma parte de la política del gobierno de Estados Unidos de utilizar Internet como un arma de guerra contra Cuba.


Como ha sucedido en otras ocasiones, el tuitazo para reclamar el descenso de precios de ETECSA fue convocado por mercenarios al estilo de Yoani Sánchez —curiosamente, la «directora» del libelo independiente que le sirve de fuente a El Nuevo Herald—, en quienes el gobierno de Estados Unidos, desde los tiempos del Plan Bush hasta hoy, ha gastado millones de dólares para convertirlos en supuestos líderes de opinión a su servicio en las redes sociales.


Como se sabe, el propósito del gobierno norteamericano de crear artificialmente supuestas protestas en la redes no es nada nuevo, ni en el mundo, ni en Cuba.


La misma práctica fue utilizada contra Irán durante las elecciones de 2009. Durante la llamada Ola Verde —donde Twitter jugó un papel tan importante, que hasta la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, ordenó posponer un mantenimiento programado a los servidores para Irán de esta red social—, la mayor parte de los activistas que supuestamente denunciaban el fraude de las elecciones, las manifestaciones y la represión en ese país del Medio Oriente, no estaban allí, como se quería hacer creer, sino en territorio norteamericano.


El «experimento» realizado por el Departamento de Estado durante las protestas de la también llamada Revolución de Facebook y Twitter en Irán provocó la cifra de veinte muertos.
Florida, Texas, Tennessee y Georgia son los lugares que lideran la «protesta ciudadana» en Twitter de los cubanos. Fuente: La Pupila Imsomne

En el caso cubano, recientemente denunciamos un intento de manipulación similar, a propósito del Referendo Constitucional, en el que se recurrió otra vez a Twitter para, mediante la utilización del hashtag #YoVotoNo, propiciar el rechazo ciudadano y ofrecer al mundo una falsa imagen de oposición gubernamental.


Entre los principales implicados en ese intento se encontraba la OCB, oficina del gobierno de Estados Unidos a la que pertenece Radio TV Martí que, en un documento público, acababa de anunciar, a propósito del incremento del acceso a Internet en Cuba, la creación en la isla de equipos digitales para que creen «cuentas de Facebook ficticias para diseminar información. Las páginas abiertas en Cuba aumentan las posibilidades de aparecer en las noticias de los usuarios cubanos de Facebook».


Entonces, como ahora, en el caso de la «protesta» contra ETECSA, entre los protagonistas del proyecto subversivo se encontraba la mercenaria Yoani Sánchez, un globo inflado a fuerza de dólares por el gobierno de Estados Unidos para tales fines.


Vale recordar las declaraciones de dicho personaje sobre la posible realización de una Ola Verde en Cuba. En una entrevista en 2009, cuando el alcance de Internet era todavía demasiado incipiente, la entonces bloguera dijo:


«Creo que estamos un poco lejos de eso. La sociedad civil todavía está un poco fragmentada, los puntos de encuentros, las maneras de conectarnos los unos a los otros, muy débiles, pero no creo que sea muy remota la posibilidad.

Yoani Sánchez en EE.UU. junto a su amigo y protector, el senador Marco Rubio.

 Es posible que en un par de años podamos reaccionar de esa manera. Para ese entonces habrá tecnologías más sofisticadas y quizás la Ola Verde cubana sea incluso más intensa».

Quienes han llegado recientemente a la red gracias a los esfuerzos que hace ETECSA por superar el bloqueo deben saber que, tanto ella como el sitio «independiente» en internet que dirige, forman parte del Grupo de Tarea o Task Force que, mediante el «fortalecimiento de la política de los Estados Unidos hacia Cuba», intenta promover, a través de Internet, «el flujo de información libre y sin regulaciones dentro de la isla».


El «flujo de información libre y sin regulaciones» está en sintonía con la sarta de mentiras que todos los días diarios como El Nuevo Herald publican sobre Cuba y cuyo fin no es otro que, Ley Helms-Burton y otros engendros genocidas mendiantes, provocar una crisis que permita incitar a la desestabilización desde la redes sociales.


De más está decir que a este tipo de personajes, el bienestar del pueblo, cualquiera que este sea, en realidad les importa un rábano, por la simple razón de que el mismo se contrapone a la esencia de su misión y único interés: el confort que les proporciona trabajar al servicio de una potencia extranjera.

lunes, 17 de junio de 2019

Las redes sociales y el nuevo mundo sin verdad



Por M. H. Lagarde

El pasado martes, ante un grupo de corresponsales extranjeros acreditados en Londres, el editor jefe de Wikileaks, Kristinn Hrafnsson, aseguró que el caso de Julian Assange, encarcelado en Reino Unido y reclamado por Estados Unidos, forma parte de una conspiración contra la libertad de prensa.


No se trata de un caso aislado, dijo el periodista islandés y agregó que los recientes ataques a medios en California, Estados Unidos, los registros efectuados por la Policía Federal en la sede de la cadena ABC, en Sydney, Australia, y la encarcelación del informático sueco Olin Bin, en Ecuador, formaban parte de una estrategia global para acabar con el periodismo investigativo.


Lo más preocupante, sin embargo, es que, en estos tiempos, más que la "libertad" de prensa o el periodismo de investigación, lo que parece en peligro de extinción es la verdad misma. Mientras se encarcela a la verdad, en la figura de Julian Assange, la mentira se desencadena y prolifera como nunca antes en los medios informativos y las redes sociales.


A la par de las declaraciones de Hrafnsson en Londres, el mismo martes, un sondeo internacional divulgado en Canadá daba a conocer que casi nueve de cada diez personas (86%) han dado por cierta al menos una noticia falsa con la que se han cruzado la mayoría de las veces en las redes sociales.


De acuerdo con el (82%) de los consultados en el sondeo de Ipsos para el grupo de análisis canadiense Centro para la Innovación en Gobernanza Internacional, las plataformas de redes sociales figuraban como las principales responsables de la propagación de fake news. Un 77% de los usuarios señaló a Facebook como la principal fuente de noticias falsas y un 62% a Twitter.


El problema es realmente alarmante si se tiene en cuenta de que son cada vez más las personas que usan las redes sociales como fuente de información. Según los expertos en comunicación, más allá de los avances de la tecnología, el favor del público alcanzado por las redes se debe al descrédito sufrido por la prensa tradicional en los últimos tiempos. Sin embargo, ¿qué crédito de veracidad queda para las redes sociales luego de conocer los resultados del citado sondeo?


Para colmo de la confusión acaba de publicarse, en Instagram, un falso video que tiene como protagonista nada menos que al fundador de Facebook, Mark Zuckerberg. En el video, manipulado con inteligencia artificial, aparece Zuckerberg diciendo, en una aparente descripción de su persona: "Imagina esto por un segundo: un hombre, con un control total de datos robados de miles de millones de personas, todos sus secretos, sus vidas, sus futuros" .


El Video falso, que muestra a Zuckerberg jactándose del dominio que ejerce, fue creado por la empresa emergente israelí Canny AI, y por los artistas Bill Posters y Daniel Howe supuestamente para un proyecto artístico llamado Spectrum que se exhibió en el festival de cine documental británico Sheffield Doc/Fest.

Pero lo más interesante es que, según ha declarado Instagram, que pertenece a Facebook, el video no será censurado por lo que pasará a formar parte de otros videos manipulados a los que se conoce como "deepfake" por las técnicas de inteligencia artificial que se utilizan para desarrollarlos con resultado extremadamente realista.


El más conocido de este tipo de "obra maestra" para falsear la realidad, que Facebook también se niega a censurar, es sin duda el video ultrafalso publicado hace un mes en donde aparece la presidenta de la Cámara Baja de EE.UU., Nancy Pelosi, hablando como si estuviera borracha.


El video de Pelosi, por cierto, fue dado a conocer al mundo mediante un tuit del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Y si de mentiras y de Trump se trata, el presidente del país de "la libertad de prensa", el primer cruzado contra las fake news de la nación, recientemente llamó a un boicot masivo de los estadounidenses a la empresa AT&T, uno de los principales grupos de telecomunicaciones del país, para forzar a que haga "grandes cambios" en la cadena CNN, propiedad de esa compañía. Según Trump "¡(La CNN) es tan injusta, con noticias tan malas y falsas!", que "cuando el mundo ve la CNN tiene una imagen falsa de EEUU".


Y en este caso no se trata, como en el caso del video de Pelosi, de un tuit falso, sino, de uno salido de la cabeza del presidente que ha convertido la política exterior de su país en una antología de mentiras y vulgares amenazas contra aquellos países que se resisten a la hegemonía imperial. El mismo Trump que fustigó a los medios por lo que calificó como una "cobertura fraudulenta y altamente inexacta de Irán" y acto seguido afirmó, en otro tuit, que esos mismos informes tuvieron un efecto positivo porque, según él: "Al menos, Irán no sabe qué pensar, lo que en este momento puede ser algo bueno".


En el nuevo mundo sin verdad, quien denuncia el crimen, como en el caso de Assange, es condenado por quien lo comete. Y lo único cierto, al parecer, es tratar de lograr que nadie